La importancia y los beneficios de beber agua

El agua es un elemento imprescindible para la vida del ser humano, siendo además su principal componente. De hecho, el agua representa cerca del 65% del cuerpo humano en la edad adulta y se encuentra presente en todos los tejidos del cuerpo: el músculo (75% de agua), la sangre (80% de agua), la grasa (30% de agua) o los huesos (22% de agua).

Ante estos datos, no sorprende la cantidad de funciones que se encarga de realizar el agua dentro del organismo. Algunas de las principales son el transporte de nutrientes, la eliminación de deshechos, dar estructura a las células o la regulación de la temperatura corporal.

Por ello es recomendable beber agua con frecuencia y reponerla en el organismo, ya que el cuerpo va perdiendo agua constantemente a través del sudor, la orina, la respiración, la saliva o los excrementos. Además, es importante no hacerlo solo cuando tenemos sed, ya que la sed es síntoma de que ya ha empezado la deshidratación y que el organismo necesita reponer agua para seguir con sus funciones.

Mucho se ha hablado de la cantidad de agua que debe consumir como mínimo una persona al día. Esta dependerá de muchos factores como son la edad, el estado de salud, o la actividad física. Además, hay que tener en cuenta que los alimentos y bebidas que ingerimos a lo largo del día también contienen agua. Al respecto, la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (AESAN) estima que el consumo un adulto debería estar en torno a los 3 litros de agua diarios, incluyendo la contenida alimentos.

¿Cuáles son los beneficios de beber agua?

De lo que no hay duda es de la gran cantidad de beneficios para el organismo que aporta el consumo de agua y que lo convierten en un elemento imprescindible en nuestra dieta.

  • Ayuda a perder peso. Es la bebida ideal ya que no contiene calorías, grasas, carbohidratos o azúcar. Además, con el consumo de agua se reduce el apetito aumentando la sensación de saciedad y ayuda a al cuerpo a metabolizar la grasa.
  • Ayuda en el proceso digestivo. El agua incrementa la actividad metabólica, ayudando a que los alimentos que consumimos se descompongan apropiadamente. Además, previene problemas de estreñimiento.
  • Reduce el riesgo de problemas cardiacos y el riesgo de cáncer. Diversos estudios han demostrado que un apropiado consumo de agua ayuda a prevenir estos problemas reduciendo las probabilidades de padecerlos.
  • Previene el dolor de cabeza. La deshidratación es uno de las razones principales de los dolores de cabeza y migrañas.
  • Aumenta la energía y el estado de ánimo. El agua ayuda a que el funcionamiento de nuestro cuerpo sea el adecuado y nos sintamos bien. Esto afecta positivamente nuestro ánimo y nuestro nivel de concentración.
  • Hidrata tu piel. El agua es un elemento fundamental para mantener la salud y elasticidad de nuestra piel. Si recibe suficiente agua se verá más tersa y suave. Además, ayuda a mantener las uñas sanas.
  • Mejora la forma física. El agua sirve de combustible para el músculo, siendo fundamental ingerirlo antes durante y después de la actividad física.
  • Alivia la fatiga. El agua elimina toxinas del cuerpo que no son necesarias. Además, si el cuerpo no tiene suficiente agua, el corazón tiene que trabajar más y hace que nos sintamos más cansados.

Los sistemas de filtrado LAICA ayudan a conseguir el mejor el sabor del agua de casa mediante la eliminación de sustancias no deseadas que pueden estar presentes bajo los más estrictos controles de calidad.

 

Si te ha gustado este artículo háznoslo saber.

Compártelo con tus amigos

vía @LaicaSpain

Consulta nuestro amplio catálogo de productos para la salud, belleza y bienestar

Únete a la conversación

Artículos relacionados