Cromoterapia en tu hogar

Siempre hemos oído hablar de las propiedades que tienen los colores sobre nuestro estado de ánimo. De hecho los hospitales y las consultas dentales eligen para sus estancias colores que resultan relajantes para sus pacientes y los espacios infantiles de juegos usan colores alegres y llamativos que invitan a los niños a jugar.

Hay incluso quienes atribuyen a los colores un poder curativo para ciertas enfermedades. Aseguran que los colores corresponden a vibraciones que tienen velocidades, longitudes y ritmos de ondas diferentes. Y que ejercen una influencia física, psíquica y emocional de la que no somos conscientes en general y que permite a nuestra energía vital un estado que facilita la autosanación.

Según algunos estudiosos de medicina natural, cada color tiene una acción concreta sobre el físico y la psique, te lo contamos:

-El Rojo se usa para combatir la apatía, la obesidad y las enfermedades relacionadas con el hígado, bronquitis, reumatismo, impotencia y mala la circulación de la sangre.

-El Amarillo es un color cálido que hace acogedores los espacios y es símbolo de alegría y felicidad. Estimula el aprendizaje puesto que facilita la concentración y la actividad mental. Hace entrar en calor y genera energía. En cuanto a su influencia en la salud se le atribuyen efectos sanadores de enfermedades de la piel, el sistema digestivo y el tono muscular.

-El Naranja es un color optimista, antifatiga, que estimula el sistema respiratorio y ayuda a la fijación del calcio. Se cree que puede contribuir a aliviar enfermedades de los bronquios y de los ovarios.

-Del Azul , que es el color de la paz y la tranquilidad por excelencia, se dice que es eficaz para tratar la hipertensión y las infecciones y enfermedades relacionadas con la garganta.

-El Índigo se considera el color de la creatividad y la inspiración. Se utiliza para tratar desórdenes de la audición, la pérdida de olfato y enfermedades de la vista.

-El Verde es un color relajante al que se atribuyen propiedades sobre la vista. Calma el insomnio, la tensión sexual, los nervios y como consecuencia mejora las úlceras de estómago. También se cree que posee propiedades bactericidas, y se usa para favorecer la vasodilatación y combatir gripes y resfriados.

-El Violeta es considerado como el más poderoso y eficaz para tratar condiciones psicológicas, y también angustias o depresiones. Elimina la rabia y la violencia y, físicamente, alivia la ciática, epilepsia, las contracturas y la anemia.

-El Blanco estimula la lucidez mental y se asocia con la bondad, la inocencia, la pureza y la sencillez, eso sí, su frialdad se debe matizar con detalles cálidos.

Hay mucha bibliografía que analiza decenas de colores y, a su vez, matices de éstos a los que se atribuyen propiedades físicas y psíquicas y aunque no hay una base científica demostrada, muchas culturas antiguas se regían por estos principios a la hora de tratar determinados problemas de salud mental y física y también para decorar sus espacios.

A la hora de buscar la influencia de estos colores en nuestra vida cotidiana existen varias opciones. Desde pintar las paredes, techos o suelos de casa u otro espacio buscando sus efectos, colocar muebles, objetos o electrodomésticos o elementos del hogar de determinados colores en sitios estratégicos de la casa que visitemos mucho, como la cocina o el baño, hasta jugar con la luz a través de paneles de diferentes colores aunque este uso se da más a nivel terapéutico.

Y tú, ¿Qué color necesitas?

Si te ha gustado este artículo háznoslo saber.

Compártelo con tus amigos

vía @LaicaSpain

Consulta nuestro amplio catálogo de productos para la salud, belleza y bienestar

Únete a la conversación

Artículos relacionados